Por arte de magia

Magia / dossier / Marzo de 2022

Pura López Colomé

[En memoria de ALC]


[Óes del horóscopo. Que no necesitan la compañía de otras vocales, en sí centradas y encerradas, solitario oasis circular, estanque periférico y central. En mi horóscopo, aparece otra palabra que solo precisa de la o: gorgojo. Chino, para mayor detalle, acompañado por otro animal, un cotorro que no suelta nunca el secreto, que repite sílabas sueltas carentes de significado, y a cambio luce su colorido plumaje en la libertad de selvas y en el cautiverio de jaulas: encarna un quid pro quo.]
1 Una persona observa la hora. Desea adivinar el y su futuro; por tristeza se cuelga de los astros, rogándoles que algo revele el instante preciso de todo alumbramiento. Según lo cual, tú en particular eras portador de agua. La tenías dentro para dar de beber, para dar y regalar. Parecías atraerla también por fuera: te la habían rociado en la fontanela llenándola hasta el borde algún día de algún mes a principios de algún año. Cargabas una “difusión simple a través de la membrana”, ósmosis, como buen ser vivo. Aunque más. Una liquidez distinta.
2 Dice EB: “Cómo, cuando alguien muere, de pronto cobra más vida que nunca”. Hoy, según mis días concedidos, entre aguas amnióticas y lluvias torrenciales, has vuelto a nacer muriendo inmerso en tu elemento, el aire, que te arrebataron y te fue absorbiendo. El agua era tuya; el aire, ajeno. Por eso no sé dónde estás.
3 Solo que para reabsorber el exceso de agua bendita e interior que mana, como la fuente del místico, se necesitaba una sequedad compensatoria, originaria a su vez de un polo opuesto, Oriente en la balanza de Occidente: el Portador de Agua en la cosmogonía de Durero trasladado por un Caballo de crines lacias a buen golpeteo de cascos partiendo los aires aquel jueves. Aquel jueves real.
[Real no fue la creencia que te vendieron sino ilusoria, en torno al gorgojo chino. Te juraron: se utiliza en medicina oriental en calidad de panacea, para curar vitiligo-psoriasis-artritis-asma-diabetes-cáncer-Parkinson-Alzheimer-y DOLORES diversos… Se recomienda la ingesta del curculiónido vivo en cantidades generosas para aumentar las defensas (de los enemigos del mundo) y, en general, para mejorar el día con día de pacientes con múltiples aflicciones… si bien puede terminar envenenándolos por una falta de respeto. Que conste: se deben usar con fe en la curación, convencidos de que va a extraer el mal por completo; si lo dudan, aunque no se lo digan a nadie, están perdidos… Para muestra tenemos el caso del insensato Humphry House, que incluso se atrevió a hablar entre burlas veras del “dulce olor de la muerte…” justo a lo que terminó apestando, un aroma “dulzón”. Este gorgojo, en inglés, se denomina “true weevil”, verdadero, en advertencia de que también en ese gremio existen los sepulcros blanqueados.]
4 Fue otro día de la semana cuando alguien te convenció regalándote la pareja original que se iría reproduciendo, en obediencia a la consigna “creced y multiplicaos”. No tienes nada que perder, insistieron.
Cómetelos en un pan de vida, como si comulgaras con los ojos cerrados.
Pueden salvarte por arte de magia. Eso es la fe.
[No solo los ingeriste varios meses, sino desarrollaste cariño por ellos: todas las mañanas los veías reproducirse en su caja de vidrio, alimentándose del mismo pan que envolvería a los que viajarían por tu organismo; hablabas con ellos: ¿qué tal? ¿cómo amanecieron?, ¿durmieron bien?]
A pesar de los círculos de esas vocales; a pesar de tu ascesis, a pesar del espejismo del éxito declarado por quienes observaban tu gota de sangre bajo diversos lentes de microscopio; a pesar de la ilusión china de gozar de larga vida plena de salud; a pesar de los pesares por artes ocultas el horóscopo derivó en destino, el máximo pesar de los pesares.

Imagen de portada: ©Ricardo Cavolo, El Mago, Tarot del Fuego, 2016. Cortesía del artista