África

Descolonización / dossier / Abril de 2021

Aimé Césaire

Traducción de: José Luis Rivas

a tu tiara solar sumida hasta el cuello a culatazos la volvieron picota; a tu videncia le sacaron los ojos; prostituyeron tu pudorosa figura; vociferando que era gutural, amordazaron tu voz, que hablaba en el silencio de las sombras.


África, no tiembles el combate es nuevo, el oleaje vivo de tu sangre elabora sin desmayo y con terquedad una estación; hoy día la noche está al fondo de los esteros la descomunal espalda errante de un astro mal dormido, y prosigues y luchas — aunque para conjurar el espacio sólo tuvieses el espacio de tu nombre irritado de la sequía.
Hozaderos hozaderos de jabalí tierra cavada de hozaderos saqueada tatuada gran cuerpo desfigura maciza en que el recio hocico escarbara
África los días olvidados que avanzan siempre con las conchas curvadas en las dudas de la mirada brotarán a la faz pública entre felices ruinas en la llanura árbol blanco de manos compasivas será cada árbol una tempestad arbórea entre la espuma sin igual y las arenas,
las cosas ocultas remontarán la cuesta de las músicas [dormidas, una llaga de hoy es caverna de oriente, escalofrío surgido de los negros fuegos olvidados, es, de las deshonras surgido de la ceniza de palabras amargas de cicatrices, muy liso y muy nuevo, un rostro de antaño, oculto pájaro escupido, pájaro hermano del sol.

Tomado de Philippe Ollé-Laprune (selección y presentación), Para leer a Aimé Césaire, FCE, Ciudad de México, 2008, pp. 158-159.

Imagen de portada: #RhodesMustFall. Busto de Cecil Rhodes sin nariz, Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 2015. Fotografía de Prosthetic Head. CC.