Las mujeres toman la cancha

Futbol / dossier / Noviembre de 2022

Marisol Ibarra

El sábado 29 de julio de 2017, en Querétaro, Katty Martínez Abad consiguió lo que anhelaba desde niña. A sus 17 años jugó sus primeros veintiséis minutos en la Liga MX femenil, una competición nacida apenas un día antes y que terminaría por definir el futuro de la joven. La profesionalización del futbol femenino en México fue un suceso histórico, el punto de partida de miles de historias de superación como la de Katty, sin duda una de las más destacadas.

​ Siete meses antes, la Federación Mexicana de Futbol y Enrique Bonilla, en calidad de presidente de la Primera División, establecieron que para el Torneo Apertura 2017 se inauguraría el futbol femenino profesional en el país, con escuadras idénticas a las del máximo circuito masculino. Es decir, los dieciocho equipos representados en la versión varonil tendrían su contraparte femenina en un torneo propio.

Ángel Zárraga, *Las futbolistas*, 1922. MAM/INBA Ángel Zárraga, Las futbolistas, 1922. MAM/INBA

​ Para entonces, Katty Martínez cursaba el último año de la preparatoria y, como muchos jóvenes de Monterrey, en su mente rondaba la posibilidad de buscar una beca deportiva en Estados Unidos que le permitiera continuar sus estudios allá. Sin embargo, el nacimiento de la Liga, el comienzo de las divisorias en Tigres femenil y el hecho de que ella ya hubiera pasado un proceso para sumarse a la selección mexicana en equipos con límite de edad le hicieron repensar cuál sería su apuesta para el futuro. A inicios de 2018, sin imaginar que en poco tiempo se convertiría en una de las máximas referentes de esta competencia, declaró:

Estaba a punto de entrar a la carrera y planeaba en irme a Estados Unidos, como muchos, pero surgió lo de la Liga y no lo pensé dos veces. Quería ser parte de este inicio, de algo histórico para México; creo que varias de nosotras lo empezamos a aprovechar y es una gran oportunidad para todas.

​ El nacimiento de la rama profesional de futbol femenil fue un motor de cambio para muchísimas mujeres que, como Katty, apostaron de lleno por seguir sus sueños, aunque pareciera que el futuro inmediato no sería sencillo de librar:

Tomar la determinación de quedarme e intentar probarme en un equipo fue fácil, sabía que tenía que hacerlo, pero todo lo que ha llegado después ha sido muy complejo, desde ganarme un lugar hasta demostrar una y otra vez que merezco esto.

​ El comienzo no fue sencillo. Con el paso de los partidos, las semanas y los meses, los equipos y sus jugadoras tuvieron que demostrar que merecían atención y apoyo, tanto de sus clubes como de las aficiones.

​ Después de su primer año en la Primera División, la que había comenzado como una novata en Tigres ya era delantera titular del equipo y sumaba doce goles en dos torneos. La niña que a los 6 años pateaba balones en un equipo mixto de Nuevo León solo por imitar a su hermano y su papá, en el Apertura 2018 se imponía en la cancha. En el torneo anterior Tigres había levantado el premio de la Liga, y aunque Katty alternaba, no era titular. Para el segundo semestre de 2018 marcó trece anotaciones y, una vez más, su equipo llegó a la final con ella como responsable del ataque. Tenía solo 20 años.

​ Poco a poco, Tigres femenil fue convirtiéndose en el equipo de referencia de los torneos y Katty en una de las mejores delanteras de México, por lo que fue considerada para la Selección Sub 20 por su edad y después para el representativo mayor. El equipo regio reunía además a jóvenes que, como ella, buscaban y conseguían proyectarse por su actuación sobre la cancha; sobran nombres: Natalia Villarreal, Alison González o Lizbeth Ovalle, todas pilares en esos primeros torneos.

​ Katty Martínez se ha impuesto como figura del futbol femenino mexicano con excelentes marcas y estadísticas. En el Torneo Apertura 2020, un certamen algo diferente que se celebró luego de que el covid 19 pusiera una pausa al futbol a nivel mundial, la delantera anotó en dieciocho ocasiones durante la fase regular y se hizo con el título de goleo: “La competencia nos hace mejores a todas, en todos los niveles; siento mucha responsabilidad y orgullo de todo lo que he vivido hasta ahora”, comentaba una Katty más madura a inicios de 2021.

​ Su trayectoria deportiva es uno de esos ejemplos positivos con los que la Primera División femenil creció, maduró, se hizo importante. La futbolista era todo un fenómeno en Monterrey: con el tiempo se volvió la máxima goleadora de Tigres, logrando cuatro títulos y el primer Campeón de Campeones de su equipo. Más tarde, conocida ya como Katty “Killer”, se convirtió en un fichaje estrella para el América femenil, club en el que milita desde comienzos de 2022.

​ Los cambios y mejoras que han dado forma al actual formato de la Liga permiten a las jugadoras no solo recibir premios por sus logros individuales y colectivos, sino también firmar contratos con patrocinadores independientes a los de sus clubes y aspirar a trascender el panorama deportivo nacional. Por ejemplo, Katty hace de imagen femenina de Adidas y no esconde su deseo de brillar en otras latitudes: “Claro, una de mis metas también es jugar en otro país, probarme en Europa, demostrar mi capacidad allá”.

Katty Martínez Abad para Adidas, 2022. Tomada de @kattyabadKatty Martínez Abad para Adidas, 2022. Tomada de @kattyabad

​ El presente de la Killer está en el América, un equipo que, como Tigres en su momento, espera escribir una historia exitosa. Las Águilas tienen solo un título en esta competición, pero desde hace un año apuestan por reforzarse de forma estelar para contender por más. Sin embargo, a pesar del revuelo mediático y las expectativas que levantó, la llegada de Katty ha sido contrastante de cara a estas aspiraciones de las Águilas: en el primer torneo marcó diez goles pero su equipo no pasó de los cuartos de final, y en el segundo su rendimiento ha sido menor.

​ Actualmente, la segunda máxima anotadora en la historia del torneo que comenzó en 2017 —sí, Katty Martínez Abad—, a sus 24 años y con 105 goles hasta la jornada quince del Apertura 2022, tiene como reto principal reivindicar su capacidad en la cancha y hacer a un lado las críticas:

Es como todo, ahora nos voltean a ver más, nosotras hemos proyectado todo lo que hemos hecho en la cancha a máximos niveles y así como esto nos ha dado privilegios, tenemos responsabilidades y hay que demostrar lo que somos.


Cantera para la selección

Cuando inició la Liga MX femenil, hacía poco más de un año que Katty Martínez había sido convocada a la selección mexicana Sub 17; sin embargo, con el correr de la competencia, una de las principales beneficiadas fue la escuadra nacional a nivel femenino. En 2018 la delantera participó en el premundial Sub 20 de la Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol), donde fue pieza clave, marcando cuatro goles para su pase a la justa de esa categoría y logrando el título ante Estados Unidos. Además, formó parte de la selección mexicana que fue a Francia en julio de 2018 para disputar el Mundial Sub 20, donde hizo un gol frente a Brasil en el partido inaugural del equipo nacional, aunque eso no salvó a México de quedar eliminado. Apenas un año después se estrenó en la selección mayor durante un torneo amistoso disputado en Chipre, y poco más tarde también anotó en los Juegos Panamericanos. En julio de 2022 Katty, como muchas otras jugadoras que han brillado en la Liga, fue considerada para el premundial femenino de Concacaf, en el que México no consiguió el ansiado pase a la justa internacional, un aviso a tiempo para redoblar esfuerzos colectivos, perfeccionar métodos y dar continuidad a los procesos deportivos que han funcionado hasta ahora en la selección nacional.

​ El tropiezo en el premundial trajo cambios en la estructura de la selección mayor. Uno de ellos fue la llegada de Pablo López, técnico español con amplio recorrido en el futbol femenil, quien seleccionó en su primera convocatoria a veinte jugadoras de la Liga. Es decir, que el 77 por ciento de las convocadas brillan y se desarrollan, como Katty, en un torneo local y exigente. Estas transformaciones se han extendido a otras selecciones nacionales. En la convocatoria al Mundial Sub 20 femenil, al cual México clasificó, fueron llamadas veintiuna jugadoras de la Liga de veinticinco posibles, y algo similar ocurrió con las seleccionadas de la Tri que disputarán la Copa del Mundo Sub 17.


Referentes y nuevos rostros

Cuando inició la Liga MX femenil, uno de sus principales objetivos era formar y desarrollar nuevos y mejores talentos mexicanos. Cinco años después, este evento cuenta con varias jugadoras que son referentes futbolísticos, cuyas capacidades han sido comprobadas. Tal es el caso de Katty Martínez, pero también de otras, como la actual jugadora del América, Alison González, quien ha generado mucha atención mediática en los últimos meses gracias a su efectividad goleadora y al hecho de ser una de las primeras ganadoras del Balón de Oro de la Primera División femenil. Otras dos figuras relevantes entre quienes se abren paso con el balón son Lizbeth Ovalle, de 22 años, ya con experiencia amplia en la selección mexicana; y Melany Villeda, portera de Pumas, que a sus 20 años ha figurado como titular del equipo universitario durante casi todo el primer lustro de la Liga.

​ Así como ocurre con ellas, que son presente y futuro del futbol mexicano, no podría estar completa esta radiografía sin mencionar a las gestoras de los equipos, esas mujeres que desde la dirección técnica han desarrollado conjuntos competitivos. Dos entrenadoras que se mantienen desde 2017 destacan en este campo: Eva Espejo, ahora al frente de las Chivas Rayadas y ya campeona, y Fabiola Vargas, entrenadora del Atlas.

​ También se deben mencionar a mujeres en puestos de decisión dentro de los clubes, como Claudia Carrión en el América y Nelly Simón, antes periodista y ahora directiva del Guadalajara. Ambas armaron equipos fuertes y profesionales con los que han ganado títulos, como es el caso de Chivas. Las dos han sido, además, de las principales impulsoras de la categoría Sub 18, antes Sub 17, en esta Liga, lo cual ayuda a potenciar talentos desde las fuerzas básicas.

©Sol Montelongo, sin título, Estadio Hidalgo, 2019. Cortesía del artista©Sol Montelongo, sin título, Estadio Hidalgo, 2019. Cortesía del artista

​ El nacimiento de la Liga MX femenil también ofreció oportunidades de desarrollo profesional para otras mujeres fuera de las canchas, lejos de los goles y las atajadas, pero no del balón. Conforme avanza el proyecto, se ha hecho visible el esfuerzo de muchas de nosotras, que nos hemos especializado en esta rama deportiva y consolidado en espacios laborales seguramente inalcanzables antes.

​ Ejemplo de ello es Mariana Gutiérrez, directora de la Liga MX femenil, y también el departamento de comunicación de este torneo, donde prácticamente todas somos mujeres. Cada vez somos más las que nos abrimos camino en el profesionalismo, tanto en los clubes como en los medios deportivos que cubren los eventos.

​ Ver a otras compañeras de profesión persiguiendo objetivos y conquistando metas en la cancha es motivo de orgullo, síntoma de que las cosas han cambiado y de que siguen cambiando. Aquí se construye el futuro y nos empoderamos todas.

Imagen de portada: ©Sol Montelongo, sin título, Estadio Hidalgo, 2019. Cortesía del artista