Himno a la luna

La noche / dossier / Junio de 2021

Anónimo

¡Sin, Nanna gloriosa, Sin, sin igual que haces lucir las cosas; que al mundo le otorgas tu luz, y vas guiando a los hombres en las tinieblas, Luces radiante en el cielo; luces cual luciente antorcha! Cuando te miran los hombres, se inundan de gozo y brío. Anu, gloriosa, cuyos intentos nadie sabe: igualas en esplendor al reverbero de Shamash, que es [tu hermano mayor. Ante ti se rinden todas las deidades; ante ti se formulan [todos los decretos. Se reúnen en asamblea los dioses ante tu luz y esperan en la calma nocturna hallar paz y verdad…
Cuando te oscurece el eclipse es la hora [más favorable para el oráculo. Y cuando mueres al fin de tu mensual jornada, Yo ante ti me arrodillo; yo ante ti me postro. Concede lo que ansío, que es de tu justicia.

Fragmento escrito en tablillas dobles, procedente de la biblioteca de Asurbanipal, en Asiria. Anónimo, “Sumeria: Himno a la Luna”, A. M. Garibay (trad. de L. W. King, Babylonian Magic and Sorcery, 1896) en Revista de Bellas Artes. La Luna, especial a cargo de José Luis Martínez, núms. 28-30, 1969, p. 73. Disponible aquí.

Imagen de portada: Julie de Graag, Maannacht (detalle), 1920. Rijksmuseum Collection