Sarah Lucas. GOD IS DAD

Sexo / dossier / Julio de 2020

Rodolfo Díaz Cervantes

Arte de: Sarah Lucas

Traducción de: Daniel Saldaña París

English

Hace muchos años, cuando era estudiante, solía atravesar cada mañana un parque de camino a la universidad. En un extremo del parque había una iglesia. Tenía un enorme letrero/valla publicitaria que anunciaba mensajes religiosos a los transeúntes. Normalmente eran pasajes de la Biblia. Una mañana, perceptible en su simplicidad desde muy lejos, el letrero apareció totalmente negro y con las palabras: DIOS GOD ES IS PAPÁ DAD escritas en gigante y en blanco, gritando por todo el parque. Me dio risa. Y se me quedó en la cabeza.
¿el sexo es para todos? — ¿el sexo lo es todo?

Creo que todo es sexo. El mundo, el Universo, la galaxia es un organismo sexual. Las leyes de la atracción y la reproducción operan en todas las cosas. Una gran variedad y sutileza y misterio están en juego también en todo momento. El sexo no es nada más la acción básica del coito.

¿el sexo representa poder? — concreto.

El sexo es una fuerza poderosa. Líquida y volátil. ¿O ése era el amor? Sí me parece que juega con nosotros tanto como nosotros jugamos con él. Tiene ganadores y perdedores. Y poesía.
El concreto es una masa gris e inerte.

¿el lenguaje es un arma? — groserías.

GROSERÍA PUTA MIERDA. Jurar es sobre todo una palabra de cinco letras en castellano. Maldecir lo más sagrado.
Las palabras son instrumentos. Tienen muchas aplicaciones. Es verdad que pueden ser armas. Pueden ser armadura — pueden ser armadura. La comunicación constituye la realidad. Lo que somos capaces de entender, según nuestros instrumentos. Y aquello en lo que podemos estar de acuerdo es el consenso en que vivimos llamado realiDAD.
El lenguaje está vivo. Es una sustancia viva en la que nos colocamos y colocamos a otros mediante la creencia de que entendemos lo mismo en un momento dado.
No es algo estático. Un diccionario está muy bien pero nadie se ha tragado uno. Aprendemos al percibir y nacemos al interior de un lenguaje en constante evolución. Nuestros significados más profundos y superficiales operan en su tejido. El mundo tal y como lo conocemos es una fantástica descripción de sí mismo.

digging a hole, ¿es masturbarse, o sólo una frase de una canción? — honey pie.

Cavar es penetrar. Un hoyo puede ser una madre o una tumba. Sin duda un orificio. Quizá un repositorio. ¿Un depósito?

sexo y deseo. ¿qué tan lejos están? ¿desear significa humanidad? — desear un kebab.

¿La chispa divina? ¿Hambre? El deseo es el motor invisible. La turbina. Sin él no podríamos zarpar. Es la casa de la euforia y la desilusión. La fuerza de nuestra lucha no ganada, continua e inacabable, por dominarnos a nosotros mismos.
Todos tenemos que comer.

¿la perversión es parte del juego?

La perversión es un chivo expiatorio. Una zona en la ausencia del acuerdo. Más allá de las fronteras de nuestro modelo, en el presente. Tabú.
Los tabús no son iguales en todas las épocas y en todas las sociedades. Pero siempre son tabús. Los tabús son la Policía Mental, en el peor de los casos. En el mejor, son el pegamento.

huevos como un diario o una célula o maternidad. — fragiliDAD.

Una question — un embarazo — un potencial — un microcosmos — un todo perfecto — un misterio — un universo modelo ¿Una provocación?
Yo creo que el huevo fue primero.

el cigarro como un pito la boca como una boca fumar como una felación

Pito sí. Renacuajo sí. Esperma sí. Pezón sí. Movimiento sí. Acción sí. Comida sí. Cortina de humo sí. Habano sí.

Sarah Lucas, Self-Portrait with Fried Eggs, 1996, del portafolio Self Portraits 1990-1998, 1999. Iris print © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Pauline Bunny, 1997. Pantimedias cafés, medias negras, silla de madera y vinil, fibra kapok y alambre, 103 x 89 x 79 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Got a Salmon On (Prawn), 1994. C-print, 55.6 x 55.6 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Chicken Knickers, 1999. R-type print, 76.2 x 76.2 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, NUD 6, 2009. Medias, relleno y alambre, 33 x 41 x 36 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Me (Bar Stool), 2015. Yeso, cigarro y banco, 100 x 60 x 56 cm. Vista de la instalación Sarah Lucas, Me (Bar Stool), 2015, I SCREAM DADDIO, The British Pavilion, 56th International Art Exhibition, La Biennale di Venezia, 2015. Fotografía: Andrea Rossetti © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Vista de la instalación Sarah Lucas, Familias Felices, Salón Silicón, Ciudad de México, 2018. Fotografía: Jorge Enrique Macías © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Soup (detalle), 1989. C-type print, foto collage sobre panel, 152.5 x 122 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Happy Families, 1999. Tubo para ropa, 3 ganchos, alambre, limpiapipas, 2 huevos fritos, pescado al vacío, impermeable de nylon, salchicha, 2 bollos, chaleco infantil, 2 melones y pollo. 159.5 x 183 x 56 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Sarah Lucas, Luvah, 2008. Yeso, alambre de acero y madera, 34 x 20.6 x 20 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres

Imágenes cortesía de la galería Sadie Coles HQ y de la artista.

Imagen de portada: Sarah Lucas, Au Naturel, 1994. Colchón, melones, naranjas, pepino y cubeta, 84 x 167.8 x 144.8 cm © Sarah Lucas, cortesía de Sadie Coles HQ, Londres