Primero arranca esa foto y úsala para limpiarte el culo

Corea / dossier / Julio de 2022

Kim Su-young

Traducción de: Kim Hyeon-kyun, León Plasencia Ñol

Primero arranca su fotografía y úsala para limpiarte el ​ ​ ​ culo.

Rompe la foto de ese malvado sujeto,

tírala sin prisas al desagüe

y larguémonos del podrido ayer.

En el lugar preciso en que estaba su estatua

levantemos un primer pilar de la democracia,

levantemos un espléndido monumento

a nuestros estudiantes sagrados, los mártires caídos.

Ah, rápido, larguémonos de nuestro podrido ayer.

​ ​ No hay nada a qué temerle ahora,

está bien prenderle fuego a su retrato:

la sonriente foto de ese malvado sujeto,

el mismísimo símbolo de lo fraudulento, de la adulación, de ​ ​ ​ todo tipo de vicio…

encajada hasta los últimos rincones y ranuras de la tierra,

la distinguida cara de ese sujeto en una foto:

en oficinas de barrio y en ayuntamientos,

en todos los despachos de todas las compañías,

en esta y aquella asociación, en clubes,

por no mencionar bares, comedores, zapaterías,

tiendas de comercio, gasolineras,

librerías, escuelas, cada primaria del país, en guarderías ​ ​ ​ infantiles;

venerada en todo sitio por los honrados ciudadanos,

quienes miraban fijamente, mañana y noche, esa foto.

Era en verdad emblema de opresión y tiranía,

fotografía de un sujeto putrefacto,

y, ah, la imagen de un asesino…

​ ​ Tú y yo, y hermanas y hermanos y madres,

Chul-su y Yong-sik, señor Kang, sargento Yu,

teniente coronel Kang, todos sabíamos lo que era en realidad ​ ​ ​ ese tipo,

pero nos aguantamos, temerosos, callados con tal de ​ ​ ​ mantenernos vivos,

con miedo a ser tildados de Rojos,

porque era conveniente, con tal de ganar plata,

con tal de proseguir con nuestras vidas miserables,

venerábamos su rostro circunspecto como si fuera el altar de ​ ​ ​ nuestros antepasados

mas todos conocíamos al fulano hasta el fondo de sus ​ ​ ​ entrañas;

pero por pura inercia, por la fuerza de la costumbre,

siempre en un susurro,

sin poder decir todo lo que queríamos,

totalmente desgastados y exhaustos,

seguíamos siempre aguantando la fotografía de ese malvado ​ ​ ​ sujeto

hasta hoy: hoy es el día en que debe firmemente ser rota en ​ ​ ​ pedazos.

​ ​ Usémosla para limpiarnos el culo.

Usemos la foto de este fulano para, con gravedad, limpiarnos ​ ​ ​ el culo.

Riendo alegremente, usémosla para limpiarnos el culo.

Riendo con júbilo, usémosla para encender briquetas de ​ ​ ​ carbón.

¿Está mojada la paja en la casa del perro?

Esparzamos ahí la foto de este tipo…

​ ​ La democracia se ha convertido en un asunto de sentido ​ ​ ​ común.

La libertad se ha convertido en un asunto de sentido común.

Nadie nos regañará.

Nadie nos arrestará.

Arnold Peter Weisz-Kubínčan, *Protesta*, 1943-1944Arnold Peter Weisz-Kubínčan, Protesta, 1943-1944

​ ​ Desde las barracas del ejército, desde las casas de los ​ inspectores de escuelas,

desde los hogares de los servidores públicos y los policías,

desde los cuartos de los vigilantes, desde los cuartos de los ​ comandantes de división,

desde los cuartos de los oficiales en jefe de información, en ​ ​ ​ esta tierra que ha encontrado la democracia,

desde las oficinas de maestros en esta tierra que ha ​ ​ ​ encontrado la democracia,

desde las estaciones de policía y las casetas policíacas ​ ​ ​ después del 19 de Abril,

desde las casetas policíacas ahora amistosas con cualquier ​ ​ ​ paseante,

desde los hogares de servidores públicos

que no se involucran más en fraudes ni sobornos,

y desde todas las estaciones de trenes,

la fotografía de ese sujeto debe romperse y ser destruida.

​ ​ Primero en los lugares más a la mano:

en orden, una por una,

siempre con gentileza,

sin prisas,

sonriendo.

​ ​ Young-suk, Ki-hwan, Chun-suk, Jun, Man-yong,

Presidente Kim, señorita Lee,

Jung-sun, joven Park, Jung-sik:

arranquen en silencio y destruyan la fotografía de ese sujeto.

​ ​ Primero en los lugares más a la mano:

en orden, una por una,

siempre con gentileza,

sin prisas,

sonriendo.

Arranquen en silencio y destruyan

la fotografía de ese sujeto

tan malvada, tan inhumana que te hace estremecer.

(a primeras horas de la mañana, abril 26, 1960)

Imagen de portada: Arnold Peter Weisz-Kubínčan, Protesta, 1943-1944