Odisea

Drogas / dossier / Abril de 2020

Homero

Al manjar que delante tenían las manos lanzaban cuando Helena, nacida de Zeus, pensó en otra cosa y en el vino que estaban bebiendo les puso una droga, gran remedio de hiel y dolores y alivio de males; beberíalo cualquiera disuelto en colmada vasija y quedara por todo aquel día curado de llantos aunque en él le acaeciera perder a su padre y su madre o cayera el hermano o el hijo querido delante de sus ojos, herido de muerte por mano enemiga. La nacida de Zeus guardaba estos sabios remedios: se los dio Polidamna, la esposa de Ton el de Egipto, el país donde el suelo fecundo produce más drogas cuyas mezclas sin fin son mortales las unas, las otras saludables; mas todos los hombres allí son expertos como nadie en curar, porque traen de Peán su linaje.

Homero, Odisea, Gredos, Madrid, 1982, canto IV, vv. 218-232. Se reproduce con autorización. Traducción de José Manuel Pabón.

Imagen de portada: Peito, personificación de la persuasión, la seducción y el encanto. Relieve romano en mármol, siglo 1 a.n.e.